La radiación láser es una luz monocroma que tiene afinidad por el color rojo de la sangre, es decir, a la hemoglobina contenida en los glóbulos rojos. Éstos, al calentarse, producirán un daño térmico de la pared de la vena induciendo su coagulación y posterior fibrosis, la destrucción del vaso sanguíneo. Así es cómo eliminamos las varices con el método láser.

Las varículas, arañas vasculares, capilares o puntos rubí desaparecen con rapidez. Esto se debe a que su aplicación es percutánea, es decir, a través de la piel. Al terminar el tratamiento, solo quedan unas pequeñas costras que caen a los pocos días sin dejar huella.

El método es cómodo e indoloro ya que utilizamos anestesia solo en la zona a tratar. En ocasiones, asociamos esclerosis líquida o en espuma para complementar el procedimiento. Igualmente, utilizamos radiofrecuencia para cerrar las venas nutricias de estos grupos variculosos, con lo que mejoramos el resultado.

TRATAMIENTO DE LAS VARICES EN VERANO

Con nuestro método sí se pueden tratar las varices en verano, ya que la radiación láser aplicada en las pequeñas varices, arañas vasculares, telangiectasias y puntos rubí sólo produce unas pequeñas costras, que se caen sin dejar marcas.

Evitamos que queden manchas utilizando líquidos esclerosantes, que no tienen reacción a la luz solar.

Incluso en las varices más grandes, las más desarrolladas, quedan libres de cicatrices. Las operamos con microcirugía, siendo necesarias sólo unas mínimas incisiones que no necesitan puntos de sutura, así no quedan señales que puedan pigmentarse.

El uso de crema de protección solar es suficiente.

Déjenos sus datos
o llámenos al 93 209 62 22

He leido y acepto los términos y condiciones